NOTICIAS



Salud
Ola de Calor
01 / 03 / 2017

¿Qué son las olas de calor? ¿cómo cuidarnos de ellas?


El Servicio Meteorológico Nacional define a la OLA DE CALOR como un período excesivamente cálido en el cual las temperaturas máximas y mínimas superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, ciertos valores que dependen de cada localidad. A través del Sistema de Alertas sobre Olas de Calor y Salud del Servicio Meteorológico Nacional, área Meteorología y Salud, se procura anticipar a la población, con la mayor antelación posible, situaciones meteorológicas extremas y sus posibles efectos en la salud.

Este sistema tiene una clasificación de 4 niveles de situación de olas de calor y su efecto en la salud:

VERDE = Mínimo estado de vigilancia durante el verano. Sin peligro sobre la salud de la población.

AMARILLO = Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo, bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellas con enfermedades crónicas -hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes-. Se alcanza cuando se superan los umbrales de las tempraturas máximas y mínimas en una ciudad.

NARANJA = Las olas de calor pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo. Se declara cuando la ola de calor continúa en el tiempo y aumenta así el exceso de calor.

ROJO = Casos excepcionales de olas de calor. Pueden afectar a todas las personas saludables, y no sólo a los grupos de riesgo.

REGIONES QUE AFECTA EN ARGENTINA:

Principalmente se puede presentar en la zona Centro-Noreste de Argentina dado que en el resto del país las temperaturas mínimas no son lo suficientemente elevadas.

EFECTOS SOBRE LA SALUD:

La ola de calor se puede pronosticar unos días antes de que se desate y el nivel de alerta marcará la intensidad de las medidas de prevención necesarias. Las consecuencias para la salud pueden ser de mayor o menor gravedad, dependiendo del estado de salud general de cada persona, del tipo de alerta y de las medidas preventivas que se tomen, según el caso: Golpe de calor o insolación / Deshidratación corporal/ Decaimiento o debilitamiento / Fatiga / Dolor de cabeza / Escasez de apetito / Insomnio / Pulso acelerado / Calambres / Dolores musculares / Agotamiento / Transpiración abundante / Mareos síncopes / Baja presión / etc.

Las olas de calor pueden agravar o potenciar la aparición de una variedad de enfermedades e impactos en la salud. Por ejemplo, puede provocar el infarto del miocardio y especialmente, enfermedades diarreicas. La diarrea es la segunda causa de mortalidad de niños/as en el mundo (debido a la deshidratación, principalmente). Por eso es importante estar alerta si hay diarrea especialmente en los bebés y niños/as pequeños/as.

MORTALIDAD:

Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los bebés y niños pequeños, adultos mayores o aquellas con enfermedades crónicas respiratorias o cardíacas -hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes-.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN:

Es importante seguir las recomendaciones autorizadas y oficiales básicas para aminorar el impacto del calor sobre la salud. También será necesario procurar habitar viviendas construidas con materiales adecuados al clima, suficientemente ventiladas y con techos aislados para aminorar el impacto directo del sol sobre la vivienda.

SALUD AMBIENTAL:

Viviendas y edificios: Las temperaturas son más severas en las zonas urbanas que en las áreas rurales. Asimismo, la ola de calor puede afectar mayormente aquellos edificios cuyo diseño no sea el adecuado, porque refracta el calor e inclusive puede incrementar o concentrar las temperaturas en un ambiente interno.

SITUACIÓN CON LOS ALIMENTOS:

Los alimentos frescos (frutas, verduras, etc.), así como los enlatados y embotellados, pueden verse afectados debido a las altas temperaturas. Dicha alteración puede descomponer los alimentos y bebidas y volverlos tóxicos y no aptos para su consumo.


FUENTE: Ministerio de Salud de la Nación